En aumento extorsiones a los consumidores de Marihuana en México.

COMPARTIR

El México los consumidores de marihuana son criminalizados, perseguidos y extorsionados.

Si bien, desde sus inicios siempre se dijo que la política de drogas no iba contra el consumidor sino contra el crimen organizado, la realidad nos dice algo muy distinto, ya que hoy en México 2 de cada 3 consumidores han sido extorsionados por la policía.

La extorsión en México se ha normalizado aún más que el propio consumo, todos en México están claros de que gran parte de las ocasiones en las que un policía te detiene, buscará extorsionarte y sacar beneficio de su posición de poder.

Es una realidad que el pensamiento más común del extorsionado, es tratar de dialogar con los policías, tratar de resolver el problema en el lugar, temiendo que las consecuencias sean peores si llega al ministerio publico.

Las posibilidades de que te acusen por otras cosas o que aumenten las cantidades confiscadas, incluso que ellos mismos planten alguna sustancia en tus pertenecías, son altas.

Si lo pensamos el consumidor se ve amedrentado y se ve envuelto entre resolver la situación dando todo lo que pueda a “La autoridad”, o enfrentarse a la posibilidad de estar en la cárcel, desde 24 horas hasta 3 años.

Es claro que las cárceles no son reformatorios y que lo que sucede ahí puede afectar la vida de una persona para siempre.

¿Qué pasaría si empezáramos a meter a la cárcel a todos los consumidores de alcohol?

¿Cuál, crees que sería la respuesta de los consumidores?

Pues, en realidad no necesitamos imaginarlo, basta con echar un vistazo al pasado, ya que esto sucedió en los cuarentas, y una vez más la historia nos dará la razón, una política prohibicionista resulta en afectaciones a los usuarios, un enorme gasto de recursos de seguridad mal dirigidos y los resultados son contrarios a los objetivos que persigue.

La prohibición en lugar de brindarnos un beneficio termina perjudicándonos, arrastrando a los consumidores a un mercado ilegal, sin ningún control de calidad, protocolos de sanidad o producción, causando afectaciones graves a la salud pública.

El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla.

Las extorsiones a consumidores pueden ir desde los $200 pesos hasta $10,000 o $15,000 pesos o más, claro depende de como te vean y cuanto te puedan quitar, si no hay dinero, también toman tus posesiones, aparatos electrónicos y todo lo que tenga algún valor, exactamente como asalto.

Según el Colectivo Unido por una Política Integral hacia las Drogas, (Cupihd)  en tan solo 3 años, la Secretaría de Seguridad Pública capitalina remitió 26 mil 233 expedientes y presentó ante el Ministerio Público a 28 mil 463 personas por delitos contra la salud.

Y la mayoría de estas detenciones no fueron producto de ninguna investigación, quiere decir que fueron realizadas en flagrancia, es decir, se persigue al consumidor.

La mayoría de los usuarios que son sentenciados principalmente por transporte y posesión tienen entre 31 y 40 años, y cerca del 60% de las sentencias por delitos contra la salud están relacionadas con la marihuana.

En las cárceles federales y municipales se encuentran miles de internos, acusados de “posesión simple” esto quiere decir que contaban con una cantidad de marihuana entre los 5.1 gramos y los 28gr que es claramente una cantidad mínima para consumo personal. Basta con una pequeña y rápida comparativa de las cantidades decomisadas a los narcomenudistas con las de un consumidor, para confirmar la realidad de la persecución al consumidor.

Según el Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas, (CIDE) cuatro de cada diez presos por drogas son encarcelados por portar menos de $500 pesos en sustancias ilegales.

Igual que con otras leyes en nuestro país, los ciudadanos de bajos recursos, son los que terminan sufriendo las consecuencias de no poder pagar el precio a la autoridad, se ven enfrascados en el dilema de o dar su dinero o pertenecías o su libertad. ¿Acaso eso sucede cuando alguien se toma una copa de vino?, ¿o al comprar una botella de tequila? Es un absurdo que debe terminar cuanto antes.

La marihuana es la droga mas usada en México y en el mundo, según datos de la organización de las naciones unidas, con entre 185 y 224 millones de usuarios.

Finalmente, después de tantas fallas en el modelo prohibicionista.

En junio de 2011 la Comisión Global de Políticas contra la droga, escribió un informe donde expresaba que era un buen momento para cambiar la estrategia prohibicionista de todas las drogas.

Entonces, si las mismas autoridades que crearon la política prohibicionista, y Estados Unidos el principal país que la impulsó, han aceptado que no es el camino y han estado haciendo la transición hacia un modelo regulado desde hace 8 años, la pregunta es:

 ¿Qué nos falta para terminar todos los problemas que ocasiona su prohibición?

Este es el momento perfecto para responder esa pregunta, porque lo que nos falta es participación ciudadana, opinión pública y educación respecto a la planta y sus efectos.

Busquemos ser ciudadanos activos y partícipes en la política de nuestro país, estamos en un momento muy abierto al tema.

No se trata de si se legaliza o no, sino ¿Cómo?

Te invitamos a participar de las actividades cannábicas en el plantón 420.

Inició el domingo 20 de octubre a las 4:20 y termina el viernes 25 a las 12:20. En la plaza Luis Pasteur, frente al Senado (Av. Paseo de la Reforma 135, tabacalera, CDMX).

Se discutirá el predictamen liberado el domingo 20 de octubre, lo analizaremos y realizaremos propuestas que representen a la comunidad, posteriormente serán presentadas en el Senado.

Tendremos eventos de integración y conciertos y por supuesto puedes fumar seguro y libre.

¡Te esperamos!

#legalizacion #marihuanalegal #420 #Legalizacionenmexico

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe $200.00 pesos de descuento para tu próxima compra.

Fuentes de información
(CIDE) Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas.
Según el (Cupihd) Colectivo Unido por una Política Integral hacia las Drogas.
El juego de la corte – Nexos.
COMPARTIR